Cerrar

Gastos deducibles y no deducibles a efectos de IVA e IRPF

Publicado por AdmonVlc
lunes, 30 de abril de 2018 a las 16:32

Mostrar ampliado

Gastos deducibles y no deducibles

Gastos deducibles y no deducibles

Al hablar de deducción de gastos tenemos que mencionar, inevitablemente, a los dos impuestos sobre los que podremos conseguir una rebaja: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El IRPF es un impuesto que grava la renta de las personas físicas entre las que se encuentran, también, los autónomos.

Su objetivo es que todos los españoles contribuyamos al sostenimiento del Estado en función de nuestros ingresos y situación personal.

Así, Hacienda establece una serie de porcentajes para poder calcular cuánto debes aportar en concepto de IRPF según tu volumen de ingresos.

A los trabajadores por cuenta ajena se les retira de su nómina cada mes y, después, en la declaración de la Renta anual ajustan cuentas y ven si han pagado de más o de menos según sus ingresos totales.

En tu caso, al ser autónomo, tendrás que retener una pequeña cantidad en cada factura que emitas y hacer también la declaración de la Renta para ajustar cantidades.

El IVA, es un impuesto directo que grava el consumo y que se suma al importe de cada artículo o servicio en venta.

Como autónomo este impuesto te afectará de dos formas distintas: pagarás el IVA de los bienes o servicios que adquieras para desarrollar tu actividad y se lo añadirás, también, a los bienes o servicios que vendas a tus clientes.

A final de cada trimestre, deberás entregar a Hacienda el IVA que has cobrado a tus clientes y, a cambio, podrás recuperar el que has pagado al adquirir bienes o servicios para llevar a cabo tu actividad.

Diferencia entre IVA repercutido e IVA soportado

El IVA repercutido es el que cobras por los servicios prestados o los productos vendidos a tus clientes, ya sean empresas o consumidores finales.

Es decir, es el porcentaje de IVA que se suma sobre la base imponible de una factura.

El IVA soportado, en cambio, es el que pagas cada vez que compras cualquier producto o servicio para desarrollar tu actividad económica.

Por suerte, la Agencia Tributaria establece que los autónomos y las empresas pueden deducirse el IVA soportado para realizar su actividad.

El total de IVA soportado se resta al total del IVA repercutido. Y así se calcula si te toca pagar o, si por el contrario, Hacienda te tiene que devolver dinero a ti.

Para ello, es importante deducir todos los gastos que sean deducibles para reducir en la medida de lo posible la cantidad total de IVA a pagar.

Gastos deducibles (IVA) que, seguro, asumes habitualmente como autónomo y puedes desgravarte:

-Arrendamientos y cánones: podrás deducirte el IVA del alquiler de tu despacho u oficina; e incluso si trabajas desde casa, y esta es alquilada, también podrás desgravar una parte de la base imponible.

-Servicios de profesionales independientes: abogados, auditores, notarios… este tipo de gastos lleva IVA y podrás deducirlo cada vez que contrates un servicio de este tipo.

-Otros servicios exteriores: estos incluyen gastos en suministros, publicidad, consumo de teléfono… siempre que estén relacionados con tu actividad.

-Bienes de inversión: el IVA de los bienes que deben amortizarse también es deducible en el momento en el que se realiza la compra.

-Vehículos y gastos relacionados: podrás deducir hasta el 50% del IVA de la compra del coche así como de los gastos de mantenimiento relacionados con el mismo.

-Gastos no deducibles (IVA)

Tan importante es saber qué gastos son deducibles, como los que no lo son para no cometer errores.

Como normal general: no podrás desgravar ningún gasto que no esté relacionado con tu actividad profesional. Tienes que ser capaz de justificar ante Hacienda cuál es su uso y qué tiene que ver con tu negocio.

Gastos deducibles (IRPF)

Gastos de explotación: todos los materiales adquiridos para el desarrollo de la actividad, mantenimiento y producción. 

Sueldos y salarios: sueldos de los trabajadores, pagas extraordinarias, gastos de viajes, dietas, retribuciones en especie, premios, indemnizaciones…

-Cotizaciones a la Seguridad Social a cargo de la empresa: las cotizaciones derivadas de la contratación de empleados así como los gastos de la cuota de autónomos.

-Otros gastos de personal: formación, seguros de accidentes, contribuciones a planes de pensiones…---Arrendamientos y cánones: alquileres, cánones, cuotas de arrendamiento financiero… que no sean activos no amortizables.

-Reparaciones y conservación: gastos de mantenimiento, repuestos y adaptación de bienes materiales. Siempre que no sean para ampliación o mejora.

-Servicios de profesionales independientes: el gasto en el servicio de economistas, abogados, auditores…

-Otros servicios exteriores: primas de seguros, servicios bancarios, publicidad…Amortizaciones: importe del deterioro o depreciación de las inversiones contempladas como inmovilizado material o intangible afecto a la actividad.

-Suministros domésticos: el autónomo que trabaje desde casa podrá deducirse un 30% de los suministros de luz, agua, gas…

Gastos no deducibles (IRPF)

-Multas y sanciones.

-Donativos y liberalidades.

-Las pérdidas del juego.

-Gastos en paraísos fiscales.

-El IVA soportado que te hayas deducido en la declaración trimestral del IVA.

 

Como autónomo, estos son los modelos que has de entregar en Hacienda:

El modelo 303 sirve para declarar tanto el IVA soportado como el repercutido y así saber si te sale a pagar o a devolver. Se presenta trimestralmente

-El cuarto trimestre: del 1 al 30 de enero.

-El primer trimestre: del 1 al 20 de abril.

-El segundo trimestre: del 1 al 20 de julio.

-El tercer trimestre: 1 al 22 de octubre.

El modelo 390 es un resumen anual del modelo anterior. Recoge, al final de año, todo el IVA que has ido declarando en cada trimestre. El plazo de entrega es del 1 al 30 de enero.

El modelo 130 Para liquidar el IRPF, deberás completar cada tres meses.Deben presentarlo los autónomos en estimación directa. Trimestralmente (las mismas fechas que el modelo 303)

El modelo 111 En el caso de que apliques retenciones a otros trabajadores o profesionales, has de presentar. Has de hacerlo cada tres meses (las mimas fechas que el modelo 303)

El modelo 190 resume lo recogido en el modelo 111 a final del año y se presenta entre el 1 y el 31 de enero (ambos incluidos).

El modelo 347  Para operaciones realizadas con terceras personas que superan los 3.005€ Se presenta entre el 1 y el 28 de febrero.

El modelo 115 para declarar las retenciones aplicadas por el alquiler. Se presenta trimestralmente (en las mismas fechas que el modelo 111)

El modelo 180 es como el modelo 115, pero anual. Se presenta del 1 al 31 de enero.

 

 

5
visitas hoy 4 · visitas total 1.246

Usuario: AdmonVlc

Canal: Trabajadores Autónomos

Fecha publicación: 30/04/2018 16:32

Url: http://trabajadoresautonomos.emprenemjunts.es/?op=8&n=16109

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 21:07

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar